viernes, 17 de agosto de 2007

Promesas, deseos...

Aquí os conté la historia...










3 Ikucomentarios by la patilla
MeriScubi dijo...

Oigan: si encienden las estrellas
es porque alguien las necesita, verdad?,
es que alguien desea que estén,
es que alguien llama perlas a esas escupitinas.
Resollando tormentas de polvo
del mediodía penetra hasta Dios,
teme haber llegado tarde, llora.
Le besa la mano carniseca,
implora que pongan sin falta una estrella,
jura que no soportará este tormento inestelar,
y luego anda preocupado,
aunque aparenta calma.
Dice a alguien:
Ahora no estás mal, eh?
A que ya no tienes miedo?
Oigan si encienden las estrellas
es porque alguien las necesita, verdad?
Es indispensable que todas las noches sobre los tejados
arda aunque sea una sola estrella.

Vladimir Maiakovski

Alvaro dijo...

Curioso que todas las promesas acaben en algo del pasado ^^U

Bea dijo...

Impresionan tantos candados...




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!