miércoles, 27 de mayo de 2009

Toki doki 時々

Yo veía una puerta cerrada con una mirilla que enseñaba el mundo un poco, y unas zapatillas sucias, un pantalón roto y un cuerpo que quería salir.

Había un grupo de chicas en un grupo de bicis y yo escuchaba sus palabras y sus carcajadas que mezcladas con el viento secaron la nostalgia que había tendida en mi piel.

Y el camino eran árboles que me saludaban en silencio porque hacía tiempo que me conocían, y coches aparcados, y casas que resguardan gentes que resguardan almas.

Veía bambúes, muros de hormigón, semáforos girados y señales de tráfico sin tráfico.

Yo era distinto al resto de las personas pero se me olvidaba. Había un cielo que era igual, y nubes que ya me las conocía de otros lugares, y un niño que reía, un padre que se derretía y una madre que no estaba.

Olía a suelo húmedo y a humo de tabaco a veces, a quietud y a incienso siempre.




Yo quería desgastar una pizca de mi ego y conseguir algo de humildad y sosiego. Quería acordarme de los míos con muchas ganas para intentar que ellos se acordasen un poco de mi. Y les veía de ojos para adentro, y sonreía y creía verles sonreir durante lo que duraban mis parpadeos.




Había nadie y estaba yo. Veía edificios con luces que tambien parpadeaban a su manera, y pájaros que me veían pequeño, y gentes que no me veían pero yo a ellos sí.


Y me senté junto al tiempo que dejó de pasar por hablar conmigo, y desenmarañé cada idea y cada pensamiento, y el cinturón dejó de apretar tanto porque allí dejé algunas angustias, unas pocas aflicciones y otro pedazo más de mi.









20 Ikucomentarios by la patilla
fvalenciano dijo...

Menos las cuatro últimas, que las veo más flojas, me gustan mucho las fotos que has escogido para el post.
Un abrazo.

Pau dijo...

Weno, weno, veo que estás utilizando los templos para sentirte en paz contigo mismo. Yo tampoco soy creyente, pero esos lugares tienen algo que te hacen sentirte muy bien.

También observo que has estado practicando con tu zoom nuevo :)

Un abrazo tío Tosca!!!

Roberto Arróniz dijo...

Estaría gracioso escucharte lo que escribes (o alguna otra persona ;·) ) mientras haces un pase de fotos, en vídeo... Así te mantenemos entretenido un rato más, Iku-poeta!

Una pena que no se puedan ver las estrellas! :(

El Capitán dijo...

Ese sitio es mágico, no hay duda. Habrá que volver otra noche ;-)

T.M. dijo...

La cuarta foto es la que más me gusta, tiene una luz espectacular, tiene como magia, al igual que lo que escribes.

Un Ikubeso.

Alberto G.R. dijo...

Que profundo tío tosca

Nacho dijo...

Muy chulo
Y yo me quedo con la primera foto...

JV dijo...

Uff!! Veo que los templos cumplen con su objetivo: provocar en los visitantes los pensamientos más profundos y encontrarse a sí mismo. Es increíble como a dos calles puede haber un bullicio insoportable y en cambio, cuando se entra en el recinto de uno de estos templos lo único que se escucha es a los pájaros y como mucho, a tu propia respiración....
La primera foto es espectacular....

Mario MS dijo...

Sencillamente sublime.

Winnie dijo...

Preciosos tus pensamientos, y mas bontias las fotos... cuadra muy bien lo que has escrito con lo que has plasmado en foto. Transmiten paz y tranquilidad.

Aunque para bonita, la 4º foto... madre mia, que luz, que magia, que paz, que misterio... es un cumulo de sensaciones, hasta miedo da.... Parece de postal

Un besazo

EvA dijo...

Qué bonito...
Deja todo lo que estás haciendo ¡¡y escribe libros!! Así le harías un favor a la humanidad, en serio :D

Dat dijo...

Soñador, me gustan mucho tus cuentacuentos..
Como siempre, un gusto.

Gracias.

Chiqui, Un Albaceteño en Japón dijo...

Si ya lo decía yo...

Un abrazorr!!

Kya-xan dijo...

Como siempre, precioso. Escribes a las mil maravillas, piénsate escribir un libro seríamos muchos los que disfrutaríamos de el.

Saludos^^

Jonathan ホナトアン dijo...

¿no ves a tu familia y amigos atraves de videoconferencia?

SOKAKU dijo...

Que chulada de fotacas y el sitio en persona debe impresionar. La historia es genial, pá variar. Ties más cuento que calleja, jejejejejejjejeje. Molan tus cuentos, POETA!!!
Un abrazaco!!! XP

Anónimo dijo...

Oye oskar!!! me encanta tu blog... cuando viaje a kyoto y nara me comentaban unas japonesas que no era recomendable visitar los templos de noche, pq segun sus creencias, cuando se oculta el sol salen los espíritus malos y que no es conveniente, has escuchado tu algo de eso?
Claudia
clauditagarcia@hotmail.com

josecrem dijo...

Te veo tomando los hábitos. Podría ser el fin de las religiones tal como las conocemos.

Toscano dijo...

Gracias por los comentarios!!!!

almu dijo...

Me encanta la foto de las sillas....y la paz que emana del post...




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!