jueves, 4 de septiembre de 2008

La despedida

El domingo, el último día, me levanté muy fresco a pesar de haber dormido apenas cuatro horas con todo el lío de hacer de okupa en habitaciones ajenas y los ronquidos de Richter. Así que, como el día anterior, tocó ir a correr hasta la playa y seguir con los juegos que serán muy para que los niños se lo pasen bien, pero anda que no se cansan las piernas, y más después de todo el tute que nos habíamos metido últimamente.



Tampoco cambió mucho el horario, después de correr tuvimos el mega desayuno, y lo que sí que tocó es hacer las maletas y bajarlas a la calle, pero con el traje de karate puesto porque había clase. Con una especie de tristeza estuve doblando la ropa en la misma habitación donde la noche antes compartí horas con Kanazawa.

La clase fue como los días anteriores: de éstas que merecen mucho la pena porque te das cuenta de cosas que no sabías pero que tendrás muy en cuenta a partir de ahora. Todo esto me va a venir genial para el examen de cinturón negro de este mes.

Y después de comer, nos montamos en el autobús. Es sorprendente cómo cambio el trato que tenía con mis compañeros en tres días. Durante la vuelta estuvimos hablando todo el rato, viendo fotos, haciendo bromas... mientras que a la ida cada uno iba a lo suyo escuchando música o viendo el paisaje. Este mismo trato se nota también en las clases y desdeluego que todo es mucho mejor ahora. He pasado de que me de mucha pereza ir algunos días a estar deseando que llegue la hora para volver a verles.

Al llegar al dojo, le dije al hijo de Kanazawa que me lo había pasado muy bien y le di las gracias, como era obligado hacerlo ya que fue él el que me animó, de hecho me animó también al campeonato y al examen de cinturón negro. Y me contestó que gracias por haber ido y que me espera el año que viene.

Ahí es cuando la lió parda sin saberlo... me dio por pensar en donde estaré el año que viene, no creo que siga en Japón, pero en mis pensamientos estará siempre este campamento que se hace todos los años en verano, y quiero creer que la vida que tenga entonces me dejará escaparme por una o dos semanas y volver a este lugar donde vivo ahora, y revivir estos tres días como si nunca me hubiese ido, y poder volver a tener que huir de la habitación porque Richter seguirá allí empeñado en confundir a los sensores.

Y seguramente hasta me haga ilusión volver a ver al franchute...









14 Ikucomentarios by la patilla
Nuria dijo...

Una gran experiencia, verdad Oskar? Lo mejor de todo es que esta experiencia te ha unido más a tus compañeros.
Ayyy, donde estaremos el año que viene...? Eso ni yo lo sé, aunque con mi pesimismo actual creo que, al menos yo, continuaré aquí, en mi pueblo.
Por cierto, una caligrafía excelente ;)
Besotes!!

Neki dijo...

no pienses en el futuro ahora, dejalo para mañana.

David dijo...

La verdad es que tuvo que ser una gozada de experiencia... eso si como poco tienes que quédate allí hasta finales del año que viene que si me voy de visita necesito un guía... venga... seguiremos los pasos de neki-san y te llevare un cargamento de ibéricos y pipas :P

quicoto dijo...

Bueno... Como dicen Nuria y Neki... Nunca se sabe, yo siempre digo.. "la vida da muchas vueltas"

Creo que tus lectores no te dejaran irte xDDD

Un saludo !

Palcraft dijo...

¿No sabes seguro si seguirás el año que viene por allí? :( Nos vas a dejar a todos tus fans con todas las ganas de conocerte en persona cuando vayamos allí :P

Un saludo!

Daniel dijo...

La verdad........se me cae la baba de envidida...........una experiencia inolvidable.
¿cuantas veces hemos soñado con algo asi? Y tu lo has conseguido. Enhorabuena.

Godo dijo...

Hola Oskar!!!

Gracias por narrarnos lo ocurrido durante el campamento. Parece que de tanto escribir sobre japón se te ha pegado la melancolía característica de sus literatos (Por ejemplo, Yasunari Kawabata y su obra "Lo bello y lo triste")

Como karateka deberías recordar que los samurais son identificados con la flor del cerezo. Caer, caducarse, perecer, acabar los diferentes ciclos, es lo que nos conforma y nos permite ir construyendo nuestro camino.

En el Hagakure se dice:
"He descubierto que la vida del samurai reside en la muerte. Durante una crisis, cuando existe tantas posibilidades de vida como de muerte, debemos escoger la muerte. No hay nada de difícil en ello; sólo hay que armarse de valentía y actuar"
Creo que es una reflexión muy positiva. No dice que nos muramos y ya está, nos dice que vamos a morir de todos modos, así que es mejor haciéndolo en movimiento. Tomar decisiones y actuar en consecuencia.
Los ciclos se terminan, por eso son cíclicos y no eternos.
Como bien sabes, aferrarse a lo que tenemos porque nos es cómodo o nos da placer, nos impide ver otras opciones y caminos.
Cuando estás en combate no debes centrarte sólo en las manos de la otra persona, debes observar el todo que lo constituye. Es lo mismo en el día a día, quedarse con una parte creyendo que es todo lo que hay bloquea la percepción de otras propuestas.

Perdón por la perorata filosofera. Debe ser deformación profesional.

Ganbatte kudasai, Oskar-san!!!

Un abrazote de kokoro a kokoro, o como dicen los budistas zen 'I shin den shin'

Zuriñe dijo...

Daría mucha pena que marcharas de Japón y entonces, nosotros, dejáramos de leer esas bellas historias que narras sobre aquellas tierras.

No sé si alguna vez llegaré a ir a Japón, ahora mismo me dan ganas al leer todos tus relatos, pero de ser así, serías un guía excelente.

Seguiré esperando tus post, para poder disfrutar con su lectura.

Un abrazo

NeGrO dijo...

Es el franchute el que saca los morros de esa manera tan sexy en la foto de la habitación, la 4ª del post? xD

Cuando uno lo ha pasado bien unos pocos días, el volver a la rutina y al día a día de siempre te deja como apepinado. Un poco desconcertado y preguntándote porque no son así de buenos todos los días, o por qué para disfrutar de ratos así parece que tenga que estar meses luchando, pero en fin, este año esto ha sido bueno, lo mismo al año que viene te esperan cosas aun mejores!

En cualquier caso, espero yo que andes libre cual espiga para que, estés donde estés, acudas a la cita y te des unas carreras por la playa con Kanazawa contando anécdotas entrañables.

Un saludo ^_^

Cristian Pascual dijo...

A ver, ¿con qué yakuza hay que hablar para que no te vayas? ¡La verdad es que me daría mucha pena ir a Japón y no conocerte! Yo que ya estaba pensando en cargar la maleta de embutido rico y pipas facundo...
Si hay que pegar a alguien se pega xDD
De momento aprovecha que estás allí, disfruta todo lo que puedas y sigue contándonos estas experiencias tan fantásticas que leemos con tanta asiduidad ;)

Saludos!

nora dijo...

Tendré que acostumbrarme a pensar que tal vez el año que viene...
とても悲しいですね・・・
Un abrazote!

Toscano dijo...

Nuria>>> pues si, todo ha sido bueno, la verdad. Yo no se ande andaré el año que viene, pero tampoco me quiero preocupar mucho... mejor vivir lo de ahora, ¿no?. Nuria mucho ánimo, ya verás como al final todo os sale bien, mujer... Jaja, te gusta? lo dibujé y escribí en la pizarra del Ryokan antes de marchar, supongo que les haría gracia...
Besos!

Neki>>> dímelo mañana que ahora ando liao

David>>> lo fue, lo fue... oye pues si no estoy aquí y me pagas el viaje, yo te hago de guía, no te preocupes tu por eso! jaja

Quicoto>>> la vida da muchísimas vueltas, nunca pensé que iba a vivir aquí otra vez... vaya usted a saber lo que pasará...

Palcraft>>> jajaja, hombre, será más fácil conocerme si estoy en Bilbao, ¿no?, jajajaja

Dani>>> gracias señor!!!

Godo>>> jodo que místico te pones. Creo que vivimos las cosas de distinta forma. Para mi fue compartir un tiempo maravilloso con personas de otro país y otra cultura que me han acogido como a uno más. Y aprender Karate, pero sobretodo humanidad de una persona excepcional como es Kanazawa. ¿Historias de samurais, filosofía oriental? eso me viene muy grande. Pero no dejes de darnos tu punto de vista, que me encanta leerlo y tratar de entenderlo.

Zuriñe>>> jo, me está haciendo mucha ilusión lo que me estáis diciendo, gente que no conozco de nada que dice que me va a echar de menos sin ni siquiera conocerme... Gracias!!! Yo estoy seguro que tendré mil y una historias que contar sea en Japón o en Bilbao, espero que os sigan gustando de todas maneras.

NeGrO>>> ese ese!! no es que sea mala persona, pero es más raro que darle a Pocholo un rotring. Y si, yo no veo tan dificil poder volver de vez en cuando aquí, ¿porqué no? sólo me separan unas horas de avión y algunos yenes...

Cristian Pascual>>> aprovecho aprovecho, no te preocupes que yo lo aprovecho! gracias!

Nora>>> 毎夏戻ります。。。おそらく、でもまだですたぶん六ヶ月ぐらい un abrazo!

Lupin III dijo...

Que gran experiencia, si señor...

Campeonato nacional Japonés de Karate, campamento de Karate con el mismísimo Kanazawa....

grandes experiencias Oskar...

almu dijo...

Disfruta del hoy, que del mañana nada se sabe. Yo fui a Madrid para un año y llevo 13 (y los que me quedan).....




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!