sábado, 22 de marzo de 2008

Yasukuni


Esto que suena más raro que Buenafuente con lentillas es el nombre del templo más conflictivo de todo Japón. Es ese en el que se rinde homenaje a los soldados japoneses que fueron por ahí a armar bulla a otros países. Una vez al año, el presidente japonés hace una visita oficial para honrar a los llamados "héroes de guerra", y claro, los países de al lado llevan mosqueándose un montón de tiempo por tal gesto. Y más considerando las barbaridades que se les atribuyen en tiempos de guerra, especialmente en China.

Yo no tengo ni idea ni de lo que pasó ni de lo que dejó de pasar, pero he querido ir al templo a ver qué se cuece. Y, la verdad, me ha sorprendido.

Para empezar, en la entrada hay una pedazo de puerta torii que riete tu del arco de triunfo franchute.

La susodicha mide 25 metros de alto por 34 de ancho en el travesaño de arriba... y creo que de hierro!

Después de cerrar la boca, si andamos un poco llegamos a una estatua de un samurai, estatua homenaje al "ministro de la guerra" Omura Masujiro. Ya empezamos a ver por donde van los tiros, ¿eh?

La calle sorprende por lo amplia y grande, cosa no demasiado habitual por los Tokyos

Este señor peleó por occidentalizar el ejército japonés. Parece ser que murió después de ser atacado por un grupo de samurais que no estaban muy a favor de este asunto.

Y entonces te encuentras con una puerta de madera preciosa, y un templo en el que ya había estado, pero que no tenía ni idea de que era el Yasukuni. Es un templo pequeño, pero muy bonito, rodeado de un montón de cerezos y un escenario para teatro. Es más, me he enterado que es uno de los sitios típicos de Tokyo para ir a ver a los cerezos.

Esa es la puerta, que es enorme, fijaos en la gente y comparad!

Y la entrada al templo. Ya véis, pequeñito pero cuco. Como más intimo que el de Asakusa, por ejemplo

Yo con la cámara soy un indiscreto del copón... aquí este señor rezando y yo, ale!

Más allá de la estatua del Samurai, de un policia que está justo en la puerta (esto es raro), y de una bandera de Japón allí en las alturas, yo diría que es un templo precioso. Un sitio para ir a visitar sin buscar más jaleo que una buena excursión para hacer.

Otra foto del templo pero desde un lado. Fijaos en la cámara de seguridad!

Y lo que os decía, la bandera de Japón, el policía... por si le prenden fuego o algo

En el escenario estaban ensayando, fue bonito!

Y Matías que no se que habrá hecho, pero se arrepiente un huevo!

Todos esos árboles son cerezos a puntito a puntito

Pero detrás del templo está el museo más antiguo de todo Japón cuyo tema es, como decirlo... la ¿historia militar de Japón?. Sólo dejan hacer fotos en la entrada, que son las que os enseño aquí, pero os voy a intentar contar un poco lo que hay dentro.

La estatua de la derecha está dedicada a los caballos que murieron en la guerra. La del perro, ni idea, ¿se llevan perros a la guera?

Se va repasando la historia de Japón, las guerras que el ejercito japonés ha ido librando. Y nos ponen personajes clave con sus biografías, nos enseñan armas, desde katanas hasta fusiles, armaduras de samurais, cascos...

Y después en una gran sala hay un par de aviones de esos que hemos visto todos en las películas con su bandera de Japón en las alas, dispuestos a estamparse con piloto y todo contra el barco americanini de turno. También hay un tanque real, un submarino, diversos tipos de torpedos e incluso una gran colección de objetos recogidos del campo de batalla: armas medio rotas, cascos con agujeros todo oxidaos... En fin, ya véis que si no os apasiona esto de la guerra, os vais a ir de allí con una sensación de tristeza del copón.

A mi es que estas cosas no me dan más que mal rollo!

¿Está el enemigo?, mire que como andamos escasos de balas, las hemos atado con un hilo y si eso las recogemos después de matar un poco, que si les viene bien.

También hay una sección dedicada a las muñecas japonesas que se ofrecieron a las almas de los soldados japoneses que murieron en la guerra sin haber llegado a casarse. Para que sus almas descansen en paz, o eso dicen.

Pero lo más inquietante viene cuando uno entra en una de las salas con los muros "empapelados" de fotos de soldados japoneses muertos en la guerra. No sabría deciros cuantos había, pero dado que eran tres salas llenas, yo calculo que más de 3000. Había incluso una especie de guía donde buscar la foto en base al nombre. El calificativo que se les daba es de héroes de guerra, y sin entrar en polémicas, yo os juro que me fui de allí con un nudo en el estómago.

Al salir, me fui al otro lado, y me encontré con un jardín japonés precioso, con su lago y sus carpas que no podían faltar. Es muy pequeño, pero uno de los más bonitos que he visto en Tokyo.

Mucha polémica y mucha historia, pero es un sitio muy bonito para visitar

Y no vi ni ultraderechistas armando jaleo, ni nadie me miró mal, ni nada chungo!

Me podría tirar toda la tarde aquí sentado comiendo pipas. Eso... ¡¡ si vendieran pipas aquí!!

Me pirra el bambú!! cuando vuelva a Bilbao, hago una plantación ilegal en el Pagasarri!!

Así que el ikuconsejo de esta excursión es el siguiente: si coincide que es primavera, pasaros por el templo, porque es digno de ver, y además con los cerezos en flor se llena de representaciones y puestos de comida. Merece la pena verlo, de verdad, junto con el jardín japonés y además al otro lado de la calle tenéis el Budokan.

Ahí dieron un concierto los Beatles!! chulo sitio!

All you need is love, tin tiririin, all you need is love, tin tiririiiiiin

En cuanto al museo, yo no le he encontrado ningún atractivo, y aunque tenía que ir para opinar, no volveré.






4 Ikucomentarios by la patilla
Detective Canino dijo...

¿Que si los perros van a la guerra? Si buscas un poco en google y la wikipedia descubrirás que desde siempre los perros han acompañado al hombre a la guerra.

Mastines, dogos, shar-peis, pastores alemanes, rottweilers...

Razas como el rottweiler nacieron así, eran perros de presa que acompañaban a los romanos durante sus campañas de conquista, y en el caso de esta raza se cruzaron con otra autóctona de la localidad del mismo nombre en Germania, dando lugar al perro que hoy conocemos.

Durante la 2ª Guerra Mundial se hicieron famosos los pastores alemanes del lazdo nazi y los kerry blue terrier del lado aliado, ya que gracias a su valentía, agilidad y color oscuro, eran ideales para moverse de noche buscando los escondites alemanes. Los nazis usaban a sus perror a veces como bombas andantes para aproximarse a tanques aliados y destruirlos.

Y así podría estar horas escribiendo sobre razas que han acompañado al hombre al campo de batalla, perros muchas veces heroicos.

Las fotos muy buenas.

Iván dijo...

Estuve en septiembre y es un lugar que no deja indiferente a nadie. Después de visitar el museo de la paz de Hiroshima encontrarte con otro museo en el que se intenta justificar las acciones del ejercito japonés en China y en la guerra es algo raro.

Solo con ver la tienda del museo con banderitas japonesas imperiales, reproducciones de guerra y similares ya te hacen ver el plan que que te vas a encontrar xD

Saludos

nora dijo...

Me gusta muchísimo la forma de contar que tienes de tus ikuexcursiones. Nunca he ido a ese lugar (y creo que nunca voy a ir), pero la forma amena que tienes de contar, transmite un poco de paz a pesar de ser un lugar como ese.
Me gusta mucho tu forma de ver las cosas... hasta la forma de ver el polémico Yasukuni :)
Saludos.

Toscano dijo...

Detective, pues que cosa más triste me cuentas. Juntar animales y guerras. Bastantes animales son los que las organizan, para encima esto... Pero muy interesante de todas formas. Muchas gracias por tu aportación!

Iván, si, la tienda justo me la estaban cerrando y no pude sacar fotos, pero es cierto lo que dices... ¿Sabéis si existe algún museo dedicado a la guerra cívil en España? lo dudo mucho...

Nora, gracias de nuevo! El templo es bonito, aunque es más bonito lo que lo rodea. El museo no es tan bonito, no volveré, pero al templo si que tengo ganas de verlo con los cerezos. Anímate, muhé




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!