miércoles, 27 de agosto de 2008

Los ojos de Kanazawa

Un anciano amable, simpático, entrañable, pienso que sería fácil quererle con un mínimo de trato.

Corresponde a nuestros saludos siempre con una sonrisa en los labios y nunca se cansará de dedicar, al menos, un "konnichi wa" a cada uno de los que estamos allí.

Cuando da la clase, todo es solemnidad. Es inconcebible que alguien ría, bostece, o mire para otro lado que no sea al centro del tatami donde aquel anciano vestido de blanco descansa sentado sobre sus rodillas. Últimamente lleva traje y cinturón nuevos. Pienso en cuántos habrá usado a lo largo de toda su vida, cuántos viejos cinturones desgastados... lo que daría por tener uno de ellos.


Con voz firme nos ordena levantarnos, y nos hace una reverencia. Y todos nos aseguramos de doblarla en grados y en segundos, creo que yo lo hice desde el primer día sin que nadie me lo tuviese que explicar, no podía ser de otra manera.


Se sabe nuestros nombres, se asegura de sabérselos y si tiene que agacharse para corregirte una postura, lo hará con gesto lento, y te agarrará la pierna y te hará doblar más la rodilla, y te explicará la razón mientras está agachado a tu lado mirando hacia arriba. Y la siguiente vez, si lo haces bien, te dirá que aprendes rápido, aunque no sea tan verdad como uno quiere creer.

Fuera de las clases suele llevar traje, como un jubilado que quiere dar lo mejor de si mismo. Aunque en el campamento de verano, llevaba bermudas, un niki y unas chanclas.


Todo son atenciones hacia él, inconscientemente le llevan té, comida... yo mismo le llevé el equipaje porque así me lo ordenaron, aunque lo hubiese hecho encantado de todas maneras. Y se suele retirar pronto, aunque no duda en sentarse entre nosotros y compartir una cerveza y anécdotas y sonrisas que valen por mil.

La otra noche estábamos todos sentados en el suelo, un poco borrachos por el sake de 25.000 yenes que nos había traido, y alguien mencionó mis combates de la competición. Él no los vió, pero se interesó por ellos y me dio la enhorabuena. Me dijo que tenía mucho valor para él tener extranjeros en su escuela, porque no sabemos japonés y aún así no nos importa pasarlo mal con tal de aprender. Que le honraba que yo estuviese allí, y me hizo una reverencia.

Y yo lloré.

Y todos se rieron, y alguna chica dijo "kawaii". De repente, todos, unas quince personas, se callaron. Quizás no fue mucho tiempo, pero fue un silencio solemne que pareció durar horas. Todos miraban al suelo, y sólo se podía escuchar el sonido entrecortado de la respiración que yo trataba de recuperar.


Entonces la velada siguió, y entre vaso y vaso de aquel sake, él nos regaló la historia de cuando entrenaba con Bruce Lee, o de cuando el Karate estaba prohibido en la URSS y tenía que enseñar en sotanos de escuelas para que no le detuviera la policía. Su hijo asentía sonriendo con ese gesto de complicidad de haberlo oído tantas veces, los que entendían japonés le escuchaban fascinados y yo... yo me dejé hipnotizar por el sonido amable de su voz.

Me emocionaré siempre al recordarlo.

Al día siguiente nos sentamos para comer después de la clase, y a mi me tocó estar casi a su lado. No paró de sonreir en toda la comida, pero yo miraba a sus ojos. Los ojos de un anciano de 77 años que ha dedicado toda su vida al Karate, que hace decenas de años ya que fundó su propia escuela y que todos los años viaja por el mundo para contar por qué hay que doblar más las rodillas a todo aquel que quiera saberlo, que no son pocos.

Pero sobretodo, los ojos de una gran persona que siendo quién es, se empeña en no ser más que cualquiera.







Añadida al resto de historias que sé que nunca nunca nunca olvidaré.

32 Ikucomentarios by la patilla
Toscano dijo...

Lo que se dice de él
Así es y ha sido
Así se mueve, así habla

Neki dijo...

no lo ves pero os estoy aplaudiedo, a ti y a Kanazawa

Dani dijo...

Como expresar lo que tu sensei supone para ti, te entiendo perfectamente oscar, ya son unos 6 años practicando jujitsu y esa mezcla de respeto y cariño que sientes me es tan falimiar,
me has emocionado y todo tio !

silverchaos2k dijo...

seguramente él también esté orgulloso de como hablas de él ^_^

CosaRara dijo...

no lo ves pero os estoy aplaudiedo, a ti y a Kanazawa <-me uno a ella.

RIGO dijo...

Sigo tu blog desde hace unos meses, pero nunca te habia dejado ningun comentario. Solo darte las gracias por hacerme participe de tu vivencia, como amante del Karate, me has echo estar al lado de Kanazawa desde Madrid.
Gracias de corazon.

Lupin III dijo...

Que pasada Oskar...

A ti que te gusta tanto el karate, haber pasado esos días con Kanazawa tiene que haber sido maravilloso, como bien me lo haces sentir.

Para colmo alavó tus progresos y tus combates...

Imagino que es un orgullo para cualquier persona, te guste el karate o no.

Enhorabuena

Palcraft dijo...

no lo ves pero os estoy aplaudiendo, a ti y a Kanazawa <- un servidor se une también

Cada historia que nos cuentas contribuye a ensanchar aún mas el ya inmenso precipicio que separa la cultura occidental de la oriental. En muchos casos aquí se ven los ancianos, al igual que las suegras, como "estorbos" mas que otra cosa, y quedan relegados a estar todo el día enganchados a la telebasura y a leer revistas ídem. Triste, muy triste, con todo lo que podríamos aprender de ellos, sobre todo los de nuestra generación, que no han pasado una guerra y una posguerra, como ellos.

Saludos.

NeGrO dijo...

No sé si habías hablado de este hombre antes y yo no lo sabía, pero me ha dejado a cuadros saber algo de su historia, y saber que es maestro tuyo.

Gracias por contarnos sobre el, y contarnos sobre ti.

Un saludote Oskar, y un aplauso de poco ruido, que aquí muchos duermen ya.

Hikari dijo...

Que bien lo cuentas todo Oskar...por eso yo solo hago fotos...es mi manera de trasmitir...
La humildad y el respeto debería ser algo común dentro del género humano...parece que en algunos lugares se nos ha olvidado...

Saludos !!

Alan dijo...

Este post me ha llegado, ¡MAESTRO!
Otra vez, gracias por tus entradas, son especiales.

Saludos

Saruka dijo...

Sabes hacerte expresar de una manera en la q nos introduces de lleno en lo q estas sientiendo...
Tienes q estar orgulloso, el haberte introducido en una cultura tan diferente a la q provienes no lo puede hacer cualquiera.

David dijo...

La verdad es que tiene que ser todo un honor compartir tatami con alguien como él ^_^

Toscano mid dijo...

Enhorabuena!

Éstas tocando muchos de tus sueños con los dedos, es bonito verte así de emocionado..disfrútalo

Cris dijo...

Hola Oskar,

Otra grande entrada!!!
Sensibilidad al cien por cien.
"Kanazawa", así a "secas" suena algo a... como que le falta algo
(al menos a mí).

Saludos

Zuriñe dijo...

Jolinnnnnnnnn, si no lo conozco y me has emocionado a mí y todo!!!!

Tiene que ser un honor para él tenerte como alumno. Y tú tienes suerte de tenerlo como maestro.

Un beso!!

Pata dijo...

Vaya, así das gusto volver de las vacaciones! Sustituir playa, turismo, fiestas, etc. por ordenador (otra vez) se lleva mucho mejor con el ikublog de por medio y sus bonitas historias para relajarse un rato entre trabajo y trabajo!! Ossss!

Godo dijo...

Muy emocionante, sí señor!!!

Ves como el karate no se reduce a ganar combates o a hacer las katas correctamente en una competición.
;-)

Comprendo perfectamente tus esntimientos, yo llegué a sentir lo mismo por Kase Sensei
http://images.google.es/images?hl=es&q=kase+sensei&gbv=2

Es muy lindo que compartas con nosotros tus experiencias vivenciales. Gracias.

Un abrazote con kime.

Elenita dijo...

Por fin entro! En las vacaciones he abandonado la lectura de tu blog, no veas lo que lo echaba de menos!
Primero de todo, felicidades por tu participación en la competición.

La verdad es que tuve que ser un momento muy emotivo cuando te dijo eso y viniendo de él ^^ D enuevo felicidades.

Gracias por compartir estos momentos personales y hacernos partícipes.
Un saludo muy fuerte desde Gran Canaria!

Nuria dijo...

Jo, Oskar... Me parece que la mayoría de nosotros ha terminado el relato con la lagrimita asomada. Qué bonita entrada...
Besos!

Nagore dijo...

Menudo sueño echo realidad... Como me gustan estas historias que para tí son tan importantes y emocionantes y por lo menos para mi es un lujo poder leerlas y q nos cuentes emocionado lo que has sentido y lo que supone para tí...
Tu maestro es la leche... que guay oir de su propia voz las historietas...

Arturo dijo...

Hola Oskar, excelente entrada sobre el maestro Kanazawa. Muchas gracias por compartir esto con todos nosotros. Actualmente estoy leyendo su biografía (Karate Mi Vida) y me parece una persona fascinante, pero esta entrada de alguien que tiene la enorme suerte de ser su alumno no tiene precio. Espero algún día poder asistir a uno de sus cursos.

Gracias,

Arturo
Ikken hissatsu

nora dijo...

Gracias por la entrada, y gracias... por ser como eres...
本当にありがとう(aunque no lo veas, con una reverencia)
Besos.

griselda dijo...

Qué entrada mas chula, me encantas como cuentas todo, asi medio un poco de risas, un pizca de nostalgia, mucha sencilles....
Y no me extraña q hayas llorado, yo estaría llorando todavía si me hubiese pasado a mi.....q majete el hombre, si se le ve en la cara!
Felicitaciones!

griselda dijo...

Joooorr, sencilleZZ, con Z q se me escapan los dedos y la lio!!! jeje

Toscano dijo...

Neki>>> gracias gracias!

Dani>>> jaja, perdón perdón

Silverchaos2k>>> pues igual, pero como no creo que me lea...

CosaRara>>> que Neki es un maromo!! jajaja gracias!

RIGO>>> gracias señor!

Lupin III>>> holaaaa, pues si, es un señor encantador y ha sido una experiencia para no olvidar nunca en mi vida.

Palcraft>>> qué de aplausos!! bueno, es que mira de quién estamos hablando, es normal que le tengan o tengamos tan bien atendido...

NeGrO>>> gracias a ti por dejar siempre comentarios tan majos!

Hikari>>> muchas gracias!. Oye, menudas fotos sacas, qué pasada

Alan>>> gracias a ti siempre!

Saruka>>> lo estoy lo estoy, gracias Saruli

David>>> es un honor haberle conocido, si señor.

Toscano mid>>> gracias, lo intento.

Cris>>> ¿si? ¿te suena incompleto? qué cosas... gracias!

Zuriñe>>> pues ahora ya lo conoces! jaja, gracias gracias!

Pata>>> y así da gusto escribir con comentarios como el tuyo! ossss

Godo>>> gracias a ti!

Elenita>>> bienvenida de nuevo! mil gracias!

Nuria>>> gracias Nuria por decírmelo

Nagore>>> otra cosa no, pero historias que contar tiene que tener millones...

Arturo>>> hola Arturo, gracias por tu mensaje y por el post, de verdad.

Nora>>> gracias a ti Nora!

Griselda>>> muchas gracias, me ha gustado tu comentario mucho!!

davidtriana dijo...

Suerte y admiración al poder entrenar bajo la dirección de UN GRAN MAESTRO DE KARATE, para mi es un modelo a seguir. SENSEI KANAZAWA de los mejores karatekas del mundo sin lugar a dudas. Un saludo desde Sevilla y sé una esponja en el Dojo

David Saorín dijo...

Hola Oscar,
En primer lugar darte la enhorabuena por esta entrada, puede verse perfectamente que está escrita desde el corazón. Me ha parecido tan estupenda que me encantaría ponerla en mi blog, si das tu consentimiento claro!!!
No sabes la envidia que me das, poder disfrutar del Maestro Kanazawa tan a menudo. Yo, tengo que conformarme simplemente con estar con él cuando viene por Europa.
Un fuerte abrazo desde Cieza (Murcia)

David Saorín
www.seikikai-dojo.com
www.davidsaorin.wordpress.com

Gabriela dijo...

OSS! Oskar...
Excelentemente bien tu blog, me encanta.
Sobre el Shihan Kanazawa... qué más decir?... Nada.. Con solo verle la mirada transmite todo.
Tengo el gran honor de ser practicante de S.K.I.F. hace unos años, soy segundo dan, pero al vivir tan alejados (soy de Argentina)se complica que Sensei nos visite, y a la vez que podamos viajar para recibir su sapiencia, nos tenemos que conformar. Aquí estuvo el año pasado, y en mi ciudad Mar del Plata, y fué extremadamente placentero tenerlo dando seminario... Y me tomó mi examen!! Uff! todo el honor, la emoción y el orgullo a flor de piel. Vos sabras a que me refiero.
Así que ¡Domo Arigato! por transmitir tan bien tus vivencias junto a él y su escuela, y pertenecer a la "Gran Familia S.K.I.F." como el mismo Sensei Kanazawa dice.
Un abrazo lejano, pero muy afectuoso...

OSS!!

Gabriela

Toscano dijo...

De nuevo gracias por vuestras palabras...

Anónimo dijo...

Cuando miro tu blog siento que tambien vivo las cosas que vos estas viviedo, algo similar me paso cuando leia el libro zen en movimiento.
Me gustaria poder conversar muchas cosas con vos, cuando tengas tiempo mandame un mai a: munayielo@yahoo.com.ar

Anónimo dijo...

Formidable! Es bueno que alguién pueda transmitir con palabras las sensaciones que se sienten vivendo el karate




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!