domingo, 8 de marzo de 2009

El día que me examiné de cinturón negro

No llevo la cuenta de las veces que ese día ha venido a mi memoria, ni tampoco sé las razones que desencadenan que mi mente decida recordarlo. Hoy, después de una tarde de compras y paseos que nada tienen que ver con aquellas horas, de nuevo ha ocurrido.

Recuerdo que me levanté muchas horas antes de lo que hubiese sido necesario, y que desayuné muy sano, incluyendo muchos hidratos de carbono. De igual manera que si fuese un examen de la universidad, aproveché esos momentos previos para repasar y estuve haciendo movimientos en pijama delante del espejo tratando de no dejarme nada en el tintero. Me asusté cuando haciendo una de las patadas, la circular, me hice mucho daño en la ingle y pensé que no podría presentarme.

Cogí la bici y me dirigí al dojo con mucho tiempo y mucha calma, planeando no cansarme demasiado al subir las cuestas para que las piernas no se cargasen, y aunque no me acuerdo de qué canciones, si sé que iba escuchando una lista de música que había elegido durante esa misma semana. Canciones de esas que te consiguen motivar, que te animan, que te preparan.

Recuerdo a Fran llegando después de la clase y buscándome desde fuera para entrar al dojo y que todos supiesen que venía conmigo. Me alegró verle, y me relajó hablar con él.

Del examen sólo recuerdo que tenía la boca muy seca, que estaba mucho más cansado que de costumbre aún no habiendo hecho casi nada de ejercicio, y que cometí fallos que habría sido fácil evitar. Eso, y que Kojima fue mi compañero y el primero que me felicitó con un abrazo, seguido del señor que roncaba en el campamento y cuyo nombre no he tenido la verguenza de aprenderme, y de Fran.

Después fuimos a un izakaya, como suele ser habitual los sábados, y allí recibí más felicitaciones aunque no quería ser el centro de atención y procuraba no mostrarme demasiado entusiasmado. Bebí bastante, porque estaba con amigos y porque me apetecía, y aunque sacaron el tema una y otra vez, yo siempre le quitaba importancia porque al fin y al cabo yo ya era cinturón negro antes de venir a Japón y no le veía tanto mérito como ellos.

Cuando volví con la bici y pasé por el templo de al lado de casa, vi que estaban ensayando un matsuri y saqué la cámara de la mochila para grabar lo que pudiese. Era de noche, una noche más de tantas en las que habré pasado por ahí, pero me sentí afortunado de poder ver aquello. Seguramente el evento real fue mucho más espectacular, pero me encantó compartir la privacidad de un ensayo a la luz de la luna, con la ropa de casa y con la ventaja de no haber público favoreciendo la informalidad y quizás aumentando la autenticidad de las sonrisas y los gestos.

Hoy he buscado ese video, y me he sorprendido al ver el final.

Llevaba un rato llorando cuando paré de grabar y ya era imposible que se me entendiese porque las lágrimas sólo me dejaban balbucear.

Después de todo, aquel día fue mi día, aunque no me diese cuenta hasta que por fin logré estar solo.







16 Ikucomentarios by la patilla
Irene L. Adler dijo...

Ains chavalín... Ánimo, que ya tienes tu cinturón, te vía enviar un jamón de pata negra para que te animes.

Y Michael mola mil ;)

Toscano dijo...

¡Pero si lloraba de contento!

lorco dijo...

Los cinturones negros también lloran!!

Danjuro dijo...

Un vídeo de película. Gracias por compartirlo. Se nota todo el esfuerzo que pusiste y cómo tuvo su merecida recompensa. Ahora, a seguir teniendo éxito. A ver si te dan también el premio Pacho Igartua.

Jonathan ホナトアン dijo...

lloros de alegia.

Me gusta mas reir y cantar.

Tania dijo...

Es en esos momentos de absoluta felicidad -o de tristeza- cuando ODIO vivir tan lejos de los míos. Pero hombre, tú te has hecho de una familia y amigos con este pedazo de blog...

Un abrazo para estos últimos días de frío.

^__^ dijo...

Hola !!

Tiene mucho mérito lo que estás haciendo, vivir en Tokio sólo es duro y adaptarse a unas costumbres tan diferentes a las nuestras es díficil. Mi mujer es japonesa y vivo en tokio, para mi tambíen es duro, reconozco el esfuerzo que estas haciendo y tiene mucho merito, Gambatte!!

Pablozen

Kenosh dijo...

Da como penita verte así, por mucho que sea de felicidad.

Por cierto, vaya risas me he metido con la tonteria de Michael el gato xD

Nuria dijo...

Ayyyy...esas lágrimas...por mucho que sean de alegría, esas lágrimas dicen mucho. Fue un día de muchas emociones ;)
Besos !!

T.M. dijo...

GRACIAS, aunque no sepas por qué.

Un ikubeso con abrazo incluido.

Fer dijo...

Gracias por el vídeo! Es la primera vez que veo el ensayo de un matsuri,muy bonito. La verdad es que resulta bastante gracioso escuchar "va a ser un matsuri del copon" por los japones.

Un gran vídeo,si señor.

PD: Tengo ganas ya de ver los nuevos diseños de las camisetas.

El Santy dijo...

y vale lo mismo el cinturón negro de uno y otro sitio?? o aceptan los japoneses los cintos negros de otro sitio con total tranquilidad??

willifoc dijo...

¿Ese gato no se llama Dominó? Me suena.

SOKAKU dijo...

Todo genial!!
Gracias por grabarlo me traslada alli. Y el neko una chulada. Yo tengo dos misines y me gustan mucho.

zordor dijo...

Genial tio! un montón de sentimiento y ole tus wevos por colgarlo aquí, es lo que me gusta de este blog vemos tus sentimientos en directo. De nuevo enhorabuena, por el cinturón, por el blog y por ser un tio tan de puta madre tio :)

Por cierto te faltaba haber dicho "Leave Britney alone!!!!", pero bueno :P

Sluagh dijo...

Muy chulo el ensayo del matsuri, más con la atmósfera de esa hora de la noche. Tuvo que ser un día muy emocionante y memorable.
Enhorabuena por el cinturón negro y también por todas las cosas que cuentas en el blog.

Saludos.




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!