martes, 25 de septiembre de 2007

Luna llena

Mañana os contaré cómo es un campeonato de sumo desde el punto de vista de uno que no entiende ni jota. Pero hoy ha sido un día especial por distintos motivos, así que me permito hacer contraprogramación y hablaros de la pedazo de luna llena que tenemos aquí ésta noche.

Antiguamente en Japón, la luna llena del mes de septiembre marcaba el fin de la cosecha y la bienvenida al otoño. Además, tradicionalmente aquí se piensa que si se mira fijamente a la luna, se puede ver la silueta de un conejo triturando arroz con un mazo para preparar unos dulces que se hacen con la pasta resultante.


La costumbre dice que la gente va a templos o parques y se sientan a contemplarla comiendo unos buñuelos hechos, cómo no, de pasta de arroz. Yo no tengo muy claro si se sigue haciendo, además que hoy es martes y mañana hay que trabajar, pero lo que si os puedo decir es que he venido embobado todo el camino mirando para arriba y que a punto ha estado un tío de pillarme con la bici.

Me ha parecido preciosa. Será que ha sido mi cumpleaños y estoy sensible...


No dejéis de leer la historia contada en condiciones en Japonismo.



3 Ikucomentarios by la patilla
Daniel dijo...

La luna vista desde el otro lado del planeta............tiene que ser precioso.

Saruli dijo...

Tambien falta por contar como has celebrado tu cumple Toskanito, no todos los dias se cumple 18, jajajaja!!!!!!!!!ZORIONAK!!!!!!!

Winnie dijo...

No me extraña que te quedes embobado y que te hayan estado apunto de atropellar, a mi con la luna me pasa lo mismo, y mas si es llena,me encaaaaaaaaaaantaaaaa....
Y esos dias en los que parece que va a aplastar la tierra??? que se la ve GANDE, GANDE, toda redondita ella... y a veces muuuuuy amarilla, uuuuf, me estaria toda la eternidad mirandola...

Por cierto, eso de estar al otro lado del planeta, se le ve de forma diferente???

Un dia nos pusimos a discutir de los que le veiamos la cara a la luna... y hay gente que no se la ve... que fuerte!!! si se la ve perfectamente...!!!




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!