jueves, 19 de octubre de 2006

Recopilación de enlaces

Con este post continuamos lo que empezamos en los primeros pasos . Como os decíamos, una vez que ya teníamos las camisetas y que ya se habían repartido las reservas, fuimos a intentar cumplir uno de los objetivos, que finalmente se nos antojó casi imposible: las tiendas.

Cogimos una mochila con unas camisetas de cada modelo y distintas tallas, metimos alguna envasada al vacío, un par de pegatinas para los coches y nos dedicamos a patearnos todas las tiendas de Bilbao.

"Hola, pues nada que venimos a contarte que somos una pareja de aquí que hemos hecho una marca de camisetas y estamos buscando distribuidores. Si te parece bien y tienes un rato, te las enseñamos y si estáis interesados, estaríamos encantados de traeros un pedido".

La bici con la que se visitaban las tiendas

Más o menos decíamos ésto tienda tras tienda, y la verdad es que nos encontramos de todo:
  • Algunos nos decían que a esas alturas no nos cogían ninguna porque la temporada de verano estaba acabándose y que no iban a coger más stock.
  • Otros que simplemente no les gustaban los modelos.
  • Alguno nos perdonaba la vida y otros ni se dignaban a hacernos caso.
  • Bastantes estaban interesados, pero se echaron atrás al saber el precio.
Total, que que sacamos dos conclusiones bien claras:
  1. Que el trabajo de comercial es la cosa más dura que existe, ¡¡con lo fácil que es hacer tus diseños delante del ordenador y pensar que se venderán solos!!
  2. Que no teníamos futuro en las tiendas. Como somos unos chicos modestos y estamos haciendo tiradas pequeñitas las camisetas nos salen a millón, pero con la ilusión de que estamos haciendo la promoción de la marca, no queremos rebajar en nada la calidad de nuestras ikusetas, por lo tanto los margenes que necesita un comercio son impensables
    para nosotros. :(
Este si que fue el momento de mayor crisis del gabinete (que diría Jack Bauer). ¿Ahora que hacemos con las camisetas? el verano se acababa y nos las íbamos a tener que comer con patatas.


Los huevos de madera pintados con las letras de Ikusuki

Entonces nos dio por buscar en internet sobre productos de éste tipo y nos dimos cuenta de que el futuro pasa por que se hablase de nosotros en los blogs. Es curioso ver como existe una inmensa cantidad de blogs dedicados a productos concretos: electrónica, telefonía móvil, gadgets...

¡Cambiamos de objetivo!

Hemos leido cientos de blogs y hemos escrito a los autores de los que nos han parecido más apropiados. Y hemos recibido respuestas de todo tipo, pero en general la predisposición y la buena voluntad de los bloggers nos ha dejado sin palabras:

Compradicción #1
Compradicción #2
Si, lo sé #1
Si, lo sé #2
Visteadecuadamente #1
Visteadecuadamente #2
Amolamoda (Argentina)
Regalos Originales #1
Regalos Originales #2
Internet & Euskadi
El blog de Loretahur
A smart fashion
EuskadI+D
conValor
Loogic
De todo un poco
Saski-Naski
Diario de nunca jamás
Consultoría artesana en la red
Entrevista en blog de blogs
Visteadecuadamente #3

Y no sólo nos han dedicado maravillosos posts, sino que algunos nos han puesto un banner o un enlace permanente:

Nippein
Perdido por los japones
Si, lo sé
This is a pen

Es gracias a ellos por los que hemos recibido más visitas en la web, y hemos conseguido pedidos por internet. Es por ellos por los que Ikusuki sigue adelante con más ganas que nunca!

¡Gracias a todos!

3 Ikucomentarios by la patilla
David Bartolomé dijo...

¡Mucha suerte con vuestro sueño!

Un abrazo.

Alma dijo...

Gracias a uds chicos y mucha suerte con el emprendimiento. Espero reciban visitas argentinas, votos y algunos clientes. Después de todo hay argentinos repartidos por todo el mundo, en especial en España.
Mucha suerte!!

Anónimo dijo...

Kaixo, lagunak.
Estoy a favor de todo lo que suponga innovación y buenas ideas. Actualmente soy coordinador y responsable de prensa de un proyecto de ámbito mundial. Si os pudiera interesar que os eche un cable, poneos en contacto ;-) Las grandes empresas nacen de los más pequeños sueños. jontxu10@hotmail.com




¡Ay madre, que de letras!
¡Tengo miedo!



Buuuuuuuuuurp!